Protección de Polinizadores

Las abejas son los insectos que por excelencia participan en la labor de polinización, pero ésta también puede ser realizada por vectores bióticos como aves, insectos, murciélagos y por vectores abióticos como agua o viento.

Debido a la importancia que desempeñan los polinizadores en la producción de alimentos y la necesidad de proteger su salud, implementar Buenas Prácticas Apícolas y Agrícolas, es una importante herramienta para quienes se desempeñan en el agro.

Informes de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) indican que el correcto manejo de la polinización puede aumentar el rendimiento de los cultivos en una media significativa de hasta 24%, mejorando la producción de alimentos de 2.000 millones de pequeños agricultores en todo el mundo.

También de acuerdo a esta organización, entre 235.000 millones y 577.000 millones de dólares de la producción mundial de alimentos está supeditada a la contribución directa de los polinizadores. Es más, tienen un papel determinante en la biodiversidad, ya que casi el 90% de todas las plantas que florecen dependen, en cierta medida, de la polinización realizada por animales.

La comunidad científica ha llegado a un consenso sobre las causas multifactoriales que pueden afectar la salud de los polinizadores, como el cambio climático, la disminución de espacios silvestres, las enfermedades y parásitos, las deficiencias nutricionales. Sin embargo, las prácticas apícolas y agrícolas inadecuadas son prácticamente la primera causa que genera accidentes de pérdidas de abejas o colmenas en América Latina, por lo que AFIPA Chile apuesta y promueve la educación y capacitación de mejores hábitos de los agricultores y apicultores que puedan proteger a las abejas y tener una relación más productiva con el medio ambiente y las comunidades.

Buenas prácticas agrícolas para la protección de los polinizadores

– Genera y estrecha lazos de cooperación entre agricultores y apicultores. – Promueve la investigación científica para generar mayor conocimiento sobre la salud de los polinizadores.

– Implementa un Manejo Integrado de Plagas.

– Conoce y protege a los polinizadores de sus terrenos, con plantas y flores que les aseguren polen y néctar.

– Si eres agricultor conoce a tus vecinos apicultores e informa las fechas de aplicación de fitosanitarios para no afectar a las colmenas.

– Si eres apicultor selecciona las abejas reinas que provean mayor diversidad genética y salud a la colmena.

– Si eres apicultor, debes registrar tu apiario ante el Servicio Agrícola y Ganadero, SAG.

– Si eres apicultor y entregas servicios de polinización, cada vez que cambies de región debes dar oportuno aviso de tu llegada a los agricultores y empresas agrícolas de la localidad donde prestarás el servicio.

– Con la idea de proteger a las abejas melíferas, los apicultores deben monitorear el impacto potencial del clima y la presencia de patógenos y enfermedades para brindar el tratamiento adecuado y oportuno.

– Los agricultores pueden mejorar el hábitat de los polinizadores, sembrando cercas vivas con flores alrededor de los cultivos y manteniendo zonas de seguridad sin aplicación de agroquímicos.

– Si eres agricultor, para cultivos en floración nunca apliques productos en horario de vuelo de los polinizadores.

– Nunca aplique productos cerca o directamente sobre colmenas no protegidas.

DESCARGAS