En la recolección anterior, realizada en abril de 2015, se llegó a 4.240 kilos.

Los suelos son un recurso no renovable, su conservación es esencial para la seguridad alimentaria y un futuro sostenible.

 


click aquí