camion2016En la última recolección, realizada en diciembre de 2016, se lograron reunir 2.042 kilos de envases vacíos de plaguicida,  mientras que el 2015 se llegó a los 1.722 kilos. Los envases fueron enviados a una de las plantas de chipeo, en Coquimbo, para reducir su volumen y, luego, a la Región Metropolitana para terminar su proceso de reciclaje.

Enero 2017. “El aumento de la recolección de envases se atribuye a una mejora en las condiciones pluviométricas, lo que llevó a un incremento de las áreas cultivadas de la comuna y, por ende, a un mayor uso de fitosanitarios”, señala Roberto Araya, encargado de la Unidad de Medio Ambiente de la Municipalidad de Monte Patria, detallando que se lograron reunir 7.187 envases, equivalentes a 2.042 kilos.

A su vez, Armin Clasing, profesional a cargo del “Programa Campo Limpio”, entidad que realiza la recepción de los envases, agrega que este incremento refleja que los agricultores han internalizado el buen manejo de sus envases vacíos de plaguicidas al realizar la técnica del triple lavado, consistente en lavar tres veces los envases para evitar que queden residuos del producto y puedan convertirse en un peligro para el medio ambiente. “Los agricultores han tomado conciencia de la importancia de esta técnica, aprobada internacionalmente y exigida en nuestro país por la legislación actual, gracias a las capacitaciones que gestiona Prodesal a través de la Asociación Nacional de Fabricantes e Importadores de Productos Fitosanitarios Agrícolas (Afipa)”.

Para seguir incentivando las Buenas Prácticas Agrícolas en Monte Patria, precisa Roberto Araya, este 2017, el municipio se ha propuesto metas en el reciclaje comunal, “además de generar temáticas educativas y formativas en base a la realidad de la comuna. Queremos realizar capacitación en manejo adecuado de residuos y basura peligrosa; aumentar la recolección de envases peligrosos y educar a los pequeños productores en el uso y manejo de agroquímicos. Hay envases que no son recolectados, que quedan en el campo del campesino o son arrojados a quebradas o ríos por estos pequeños productores. Ahí existe una falencia que hay que solucionar, ya que por lo general estas personas no tienen los mecanismos para llevar los envases a un lugar permitido”, precisa.

El Programa Campo Limpio es una solución ambiental para los envases vacíos de fitosanitarios que se utilizan en la agricultura y que se apega a la normativa legal vigente. Inició su funcionamiento el año 2001 en la Región Metropolitana y, actualmente, funciona de Arica a Coyhaique, a través de centros de recepción fijos y puntos de recepción móviles. La recepción de envases es gratuita y a todo usuario. Campo Limpio responde al compromiso que tiene la industria con el desarrollo de una agricultura sustentable.